Editorial La Hoguera

lacasadelmaestro

profes

Revista Educativa

CONVOCATORIA
1.er Concurso Nacional de 
Literatura 
para niños y jóvenes
"ABRAPALABRA" y "PURALETRA"

banda moebius

Conozca las bases del concurso

--------------------------------------
¿Quiere publicar su obra?
Consulte el reglamento de publicaciones AQUÍ

  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
  • Nuestros Autores
registro

Visitas:

Noticias

E-mail Imprimir PDF
BIBLIOTECA CLÁSICA CRUCEÑA
Entre los jóvenes escritores, ya sean aquellos de los setenta, de los ochenta, de los noventa; los jóvenes del año dos mil;  sean de la generación que sean, cuando se trataba de literatura local , sintieron  en su momento, y como  un primer impulso, la negación de los escritores que los antecedieron.  Un gesto de rebeldía, una desvalorización de la obra de aquellos que traían su testimonio literario desde pasado. Era y es  como una declaración de guerra: Nada de lo anterior vale, nosotros los jóvenes estamos inventándolo todo.
Sucedió con mi generación, en los ochenta. Participábamos del “Taller del cuento nuevo” con Jorge Suárez . Empezábamos a escribir, y sentíamos , muy juvenilmente, que lo nuestro era absolutamente nuevo, nacido de la nada; no contaminado con lo anterior . Irrespetuosos,  envanecidos,  tratamos de llamar al taller:  “ Borrón y cuento nuevo”, y con ello creímos superar en parte la obra de  un Hernando Sanabria, de un Enrique Kempff , de un Oscar Barbery Justiniano. Primó cierta cordura y bajamos el tono , llamándolo “ taller del cuento nuevo”, que no dejaba de significar cierta soberbia.
Voy a generalizar: esta necesidad de nacer matando,  se constituyó en una especie de tradición entre los escritores que  opinaban despectivamente sobre la obra de Sanabria, Kempff , Barbery, y otros varios escritores que los antecedían, ,   sin siquiera haber leído sus obras, o habiéndolas leído apresuradamente. Sin considerar el contexto histórico en  las que fueron escritas; sin respetar esa  profunda humanidad que está en esos textos hablándonos no sólo de ese pasado, sino también del futuro, pues esas voces son también nuestras voces;  y  serán las voces de todas las generaciones venideras, mientras el cruceño se pregunte acerca de su razón de ser.
Ante nuestras juveniles veleidades revolucionarias, mi padre sonreía condescendientemente y con cierta melancolía ; y esa misma sonrisa la imagino en Hernando Sanabria y en Enrique Kempff; pues ellos , alguna vez también jóvenes, hicieron lo mismo.
Desgraciadamente, esta negación recurrente del valor de  las obras de los escritores que nos antecedieron creó la falsa  idea  que en Santa Cruz no había literatura. Idea promovida por los propios cruceños y a esa idea se aferraron los extraños para imponer otra falsa  idea: que la única literatura boliviana que vale está en el altiplano.
La iniciativa de La Hoguera es extraordinaria: Al  consolidar    la biblioteca clásica cruceña, hace justicia , recuperando las obras de nuestros maestros; y nos dota de un producto que marca las etapas del desarrollo de  la literatura cruceña, pues tenemos que entender de una buena vez,  que lo que se escribe ahora no son argollas de fuegos artificiales girando y reventando  en el aire, desarraigadas .  Lo que se escribe ahora es una espiral; la espiral de la evolución, elevándose a partir del fundamento de obras como las de Sanabria, Kempff, Barbery , y varios otros que bien merecen llamarse clásicos, en esta biblioteca.
Yo creo que ya estamos aprendiendo.

Muchas gracias.
Oscar Barbery Suárez
 
E-mail Imprimir PDF

Cuentos de niños y gatos de Gigia Talarico

Ana María Gonzales

Es un honor para mí y muy grato presentar hoy “Cuentos de niños y gatos”, de una autora que tiene un inmenso amor por los niños y jóvenes y por su pasión: escribir, además de ser para mí una colega y amiga muy admirada y querida.
¿Qué les sugiere el título de esta antología de cuentos? “Cuentos de niños y gatos” no solo hace referencia a que dentro de los mismos habrán niños y también gatos o gatos grandes: felinos, cómo cuáles se imaginan?   tigres… sino que hace referencia a que están dirigidos a aquellos lectores que aunque ya no son niños, tienen alma de niños y tienen las ganas y la voluntad de convertirse a través de los relatos en otros seres fantásticos, o tal vez, dejarse llevar por la imaginación y tener la posibilidad de vivir unas historias inverosímiles que nos hagan salir de nosotros mismos y sumergirnos en un mundo de fantasía.
Los cinco cuentos que nos presenta la autora nos introducen a ese mundo onírico propio de autores contemporáneos. Esos relatos cortos que nos presentan a los personajes desde un principio y a las pocas líneas de leer nos vemos inmersos en la trama, una trama fantástica y que de golpe nos presenta el final inesperado, que tiene que ver con el despertar de un sueño.
Es a través de los sueños o pensamientos (a veces despiertos o dormidos) cómo una persona puede reflexionar acerca de sus acciones y aprender mucho evaluando dichas acciones.
Incluir ejemplo.
Imagínate amanecer y convertirte en tigre o león y hacer cosas impensables; o a lo mejor pensar que eres capaz de traer una estrella del firmamento y que además te la puedas comer…increíble, verdad?  Pues todas estas cosas y todo lo que tú quieras lo puedes lograr a través de tu imaginación y de la lectura. Puedes visitar mundos inimaginables o imposibles, puedes jugar con Sky Walker o columpiarte en la luna si lo prefieres, todo depende de ti y hacia donde te dejas llevar por tu imaginación. Y al hacerlo no solamente puedes viajar sino aprender muchas nuevas ideas y valores que te servirán cuando despiertes, o de repente cierres tu libro. Tendrás querido lector un sinfín de variadas experiencias nunca vividas pero sí imaginadas.
“Imagínense esta situación: nos quedamos solos en casa y sabemos que lo primero que tenemos que hacer son las tareas o estudiar porque al día siguiente tenemos un examen. Sin embargo, decidimos que tenemos mucho tiempo y salimos al barrio donde nos encontramos con un amiguito que nos invita a jugar un juego de play satation, vamos felices, incluso pensamos en nuestra tarea, pero nos dejamos llevar por el amigo. Mientras jugamos nos damos cuenta que en el juego estamos perdiendo y nos empezamos a imaginar a nuestros papás en su trabajo, esforzándose para que nosotros tengamos de todo, en ese instante, nos vamos a casa…pero ya es  muy tarde…ya se hizo de noche, probablemente ellos ya hayan llegado de trabajar: ¿Qué les diremos? ¿Cuál es nuestra responsabilidad?. De repente, nos damos cuenta que todo había sido un sueño, nos habíamos quedado dormidos por unos minutos encima del escritorio. ¿Se dan cuenta que a través de los sueños e imaginación podemos reflexionar acerca de nuestro buen o mal comportamiento, y rectificar, es decir mejorar?
Un autor argentino Cortázar decía que: la novela gana al lector por puntos, ya que lo va atrapando de a poco, sin embargo, el cuento nos gana por knock out, ya que de sopetón empieza la trama y termina rápidamente de forma inesperada y esto es exactamente lo que nos ofrece nuestra Gigia

Es así como los cuentos de Gigia nos atrapan, por knock out!!!
El primer cuento nos hace una reflexión sobre la amistad y la lealtad que debe haber en  una amistad verdadera. Y cómo a pesar de tener distintos gustos y aficiones somos capaces de entablar una amistad, que los amigos no siempre son iguales, sino que lo enriquecedor es que sean distintos y que además, tengan distintos gustos y aficiones. De esa manera quererse cómo cada uno es.
Inmediatamente nuestra autora nos introduce al mundo onírico, de los sueños, imaginando unas escenas inverosímiles, difíciles de creer pero Gigia, con una destreza especial nos hace identificarnos con el personaje, de tal modo que nos hace partícipes de la historia, convirtiéndonos a nosotros, los lectores e felinos!!!!
Cada vez que salimos de ese mundo fantástico nos ofrece un aprendizaje especial, una enseñanza.
A través de los cuentos aparecen personajes como: Analía y Renata/ Esteban y Olivia/Pepe, Clotilde y Anacleta/ Son nombres que a lo mejor nos parecen familiares, sin embargo en los cuentos son protagonistas de historias maravillosas.
¿Te puedes imaginar comiendo estrellas?? Pues a lo mejor, las únicas estrellas que nos comemos son las del cereal, verdad? Pues en este segundo cuento maravilloso – fantástico probamos un poquito de esas estrellas que están en el firmamento…te imaginas???
Con tan solo parar un día, hacer un parón en la vida, mirar a nuestro alrededor, todo lo que pasa podría ser considerado una maravilla, valoremos esos momentos de quietud. Logremos echarnos o sentarnos en el pasto, o en una vereda y observemos a nuestro alrededor, hay cosas en la naturaleza, en la creación, en la gente , que a veces por los apuros no percibimos y que, sin embargo, están repletos de estrellas, de tesoros, de imágenes que alimentan el espíritu y que sin duda no olvidaremos jamás, como aquella tarde, Esteban aprendió de su hermanita Olivia a comer estrellas, a valorar riquezas que están a nuestro lado. Paremos y descubramos cómo se comen estrellas, leamos el cuento.
Yo tengo la costumbre de pedir tres deseos cuando veo la primera estrella en el firmamento: ¿Y ustedes? Y, sabes… deseo cosas imposibles, a veces, otras, cosas simples, posibles… María Isabel, el personaje de nuestro tercer maravilloso cuento nos llevará de la mano a una realidad: “cuando uno desea algo con todo su corazón se cumple…”, si nos conviene…
Nuestra autora, a través de un juego de adjetivos logra enmarcar la escena que nos envuelve en la magia de nuestras ilusiones posibles.
Es esto de que lo positivo atrae a lo positivo y nos pasan muchas cosillas buenas, y a lo mejor todo lo añorado, de alguna manera u otra se cumple en nuestra vida. Yo quiero ser esa María Isabel llena de Fe y esperanza en el logro de sus sueños…porque puede que alguien nos esté escuchando y se cumplan.
Me pregunto:
¿por qué la casa de los abuelos es tan especial?? Puede ser por varios motivos: uno, porque han pasado una larga vida y tienen un montón de historias en su corazón y en su cabeza, ellos ya comieron estrellas, ellos ya soñaron despiertos, ellos se cayeron y se levantaron, cada uno de ellos han vivido experiencias únicas, que sólo los nietos entenderían, porque los hijos están muy dedicados en descubrir nuevas historias, e incluso a ser protagonistas de sus sueños, en cambio los abuelitos ya han sido visitados por extraterrestres, brujas, ángeles, ellos ya están en la situación de acordarse las historias bellísimas contadas por sus abuelos que relataban e hilaban las historias vividas por toda la familia, décadas atrás. Son capaces de hacerse como niños y fantasear con sus nietos sobre todas las historias que existen del mundo…
Por eso es que en casa de los abuelos las noches son más bonitas… Pero en este tercer cuento hay algo especial un personaje fantástico: Rigoberto, el gigante de las noches de luna. Un personaje que sin duda querrán todos conocer, es impresionante todo lo que hace!!!
Otra vez nuestra afamada Gigia lo logra, nos sorprende con un knock out, un golpe contundente: estamos soñando, experimentando la realidad dentro de la fantasía!! Aunque el miedo  a veces nos domina, lo enfrentamos y en vez de encontrarnos con un animal feroz, nos damos cuenta que tan solo era un inofensivo gatito. Leamos pues el cuento
¿Saben ustedes lo que es una Sicurí?? Pues fíjense es una viboranga de 10 metros de largo, ¿Qué miedo verdad?, pues Gigia a través de cuarto relato sobresaliente y una historia enternecedora logra acercarnos a este animalejo tan temido y que sin duda ha sido protagonista de historias estremecedoras entre nuestros abuelos, y nos la presenta como parte de nuestra tierra.
Arturo nuestro protagonista, se lanza a enfrentarse con esa sicurí de 10, 20 o 30 metros de largo, ¿se imaginan?? ¿Creen que será atrapado por esa gran víbora? Pues averígüenlo.
A veces lo que nos cuentan, puede hacer que tengamos una idea distinta de lo que verdaderamente encontraremos. Y también, a veces, decidimos no contar lo que descubrimos porque preferimos guardarlo en nuestra memoria como un sueño aunque en realidad nos haya pasado.
La autora a través de un narrador testigo logra hacer que los pequeños y no tan pequeños lectores nos sumerjamos en las historias y nos hagamos co-protagonistas junto con Analía, Renata, Pepe, etc.  y que a través de los sueños y la fantasía aprendamos de esas historias, que aunque están dentro de nosotros no les prestamos mucha atención porque nos parecen imposibles. Queridos grandes y chicos, todo es posible, solo depende de ti, imagina más, vive tus fantasías, crea, sueña, no dejes de hacerlo, es parte de tu vida.
Gracias Gigia por permitirnos seguir soñando, imaginando y aprendiendo a través de tus historias donde lo real y lo imaginario se unen para crear esa simbiosis que nos transporta a otras dimensiones.

 
E-mail Imprimir PDF
SANTIAGO BLANCO DE GONZALO LEMA.
Adolfo MIER RIVAS.
Una pareja llega al cine, para ver una película policial, una película de suspenso. El acomodador lleva a la pareja hasta sus butacas, extiende la mano y el hombre por hacerse el gracioso le dice “para tu hamburguesa” y le pasa una bolsita de ketchup es decir no le da la propina y el acomodador a modo de venganza le dice al oído “el asesino es el mayordomo”. Ese acomodador en nuestra ciudad, no existe en los cines, por lo tanto la propina tampoco.
Para que eso no se repita esta noche, no voy a hablar de la obra de Gonzalo Lema en cuanto al contenido se refiere, porque lo más importante de la producción que hoy nos entrega es la intriga, “el suspens”. Por eso quiero despertar en ustedes una gran curiosidad para que adquieran el libro, sin saber de qué se trata pero con la seguridad de que se encontrarán con dos cuentos y una novela en un solo libro y ese no es solo un argumento de venta desde que aparecieron los equipos de sonido tres en uno, sino una invitación a ingresar a un mundo de aventuras de un detective muy nuestro. Es una especie de Sherlock Holmes originario, diríamos.
Gonzalo Lema  define en todo el recorrido de su producción a su personaje como el cholo Santiago Blanco, (nombre del libro) natural de Punata, hijo ilegítimo, criado por la tía July, panadera y chicharronera del pueblo, fracasado alumno de Derecho de San Simón, correcto arquero de fulbito, es investigador (agente, detective) de la policía boliviana, su veintiúnico look es un terno negro y una camisa blanca que la usa a diario. Es nacido el 28 de enero de 1959, como el autor.
A diferencia de los grandes detectives de las novelas donde son ellos los héroes superstars, Santiago Blanco mantiene un bajo perfil pese a su gran eficiencia. A él, le gusta la investigación y es el sheriff que sale en defensa del bien contra el mal, desenredando los enredos, encontrando la punta del ovillo que va llevando a los sospechosos de crímenes de diferente clase, hasta pillarlos con las manos en la madeja. Nuestro gordo detective investiga desde el asesinato al secuestro. Tiene buen olfato conectado a su mente ágil y acuciosa y paralelamente al aparto digestivo porque con trago y salteñas su mente deductiva parece flotar mejor en el objetivismo. En realidad, ustedes se encontrarán con la otra cara que nos muestran las clásicas novelas y el cine, sobre los héroes que terminan con los malos. Bien vestidos, mejor perfumados. Desayunan higos secos, les encanta el caviar, el vodka, toman Mary Bloody antes de almorzar, visten impecablemente, lucen modales intachables, no se despeinan cuando reciben palizas y terminan haciendo el amor en lujosos hoteles con damas que ni saben su nombre.
Nuestro Santiago Blanco es un personaje folklórico. Es sillpanchero, cervecero, mujeriego y, ante todo, un hombre decente. Lee suplementos literarios y luego los corta en pedacitos cuadrados sentado en el inodoro, para convertir el pensamiento de los literatos en un barato papel higiénico. No lo hace con desprecio. Es cuestión de economía. Hay algo con el que me identifico plenamente; nada que ver con el papel que usa en el baño, sino que ambos somos wilstermanistas.
Su tapin; la típica. Eso dirían mis jóvenes alumnos del taller de teatro. Quiere decir; la pinta de nuestro héroe es la típica. No lleva un terno de Almanza. Es como describe Gonzalo; “Traje negro de medidas mal tomadas y peor confección; camisa blanca con cuello gastado y ya convenientemente volcado: corbata negra fuera de moda. De cualquier moda. Zapatos negros fatigados de betún”.
Su dieta diaria no le permite renunciar a un par de salteñas a las 10.3º  de la mañana. Asiste a ese ritual diario con la puntualidad de un buitre que además traga sus salteñas acompañado de cerveza. Cuando está en Punata no faltan las humintas, (los tamales), lechón al horno pichones cliceños con fideo, cebolla, choclos frescos, mondongo de cordero, conejo estirado, reemplazado las salteñas de la ciudad con riñones de cordero y la cerveza por la chicha. El menú es más largo.
Con éste personaje, Gonzalo  observa la sociedad. No solo la fotografía. Ingresa a la profundidad de esa sociedad. Más que radiografiarla hace toda una Resonancia Magnética, por la que vemos en seis caras de un cubo cuadriculado las diferentes facetas del comportamiento humano encargado de crear y sostener una sociedad justa.
La intención del autor fue leer la sociedad pero no desde arriba, que es lo frecuente, desde las grúas que suspenden al Director de cine, sino desde abajo: la celda común, el chantaje, la corrupción, el bajo fondo, para visibilizar desde su pestilente sótano, la criminalidad, el chantaje, una alta sociedad de actitudes chatas y ficticias y donde obviamente en todos los campos, la vedette es siempre el dinero.
Santiago Blanco, el gordo sibarita come y bebe a lo cholo, pero tiene una perspectiva muy clara de lo que es la vida, de lo que representa una sociedad injusta y se rebela contra ella, conociendo las bajas pasiones, huele rápidamente quién es la víctima y quién es el criminal.
La vida de sabueso lo lleva por los claro oscuros de nuestra vida diaria en este país plurifeliz donde el dinero, la ambición y la corrupción componen un crucigrama chino que, en muchos casos tiene que ser resuelto por nuestros detectives.
Es, paralelamente como el Quijote; un cruzado que sale a las calles tras el sueño imposible; salir en defensa del bien y luchar contra el mal, pero luego, al final él decide que…bueno ya leerán lo que decide al final de la obra.
El libro refleja a nuestra sociedad en capítulos diversos y apasionantes donde el común denominador es la ficción. Todo es mentira (porque es literatura), pero parece que reflejara la verdad. En realidad la verdad de las cosas es que todo es mentira, aunque nos quedamos pensando si en realidad esa verdad es mentira. Lo cierto, verdaderamente cierto es que como son verdades a medias, son mentiras completas, tan llenas de color e imaginación.

En UN HOMBRE SENTIMENTAL, DIME CONTRA QUIEN DISPARO  y FUE POR TU AMOR, MARIA el detective es uno solo  SANTIAGO BLANCO.
GONZALO LEMA dibuja a su protagonista, describe el entorno en el cual trabaja y muestra esa Cochabamba por la que transita en cada una de sus aventuras, con mucha maestría a tal punto de sentir el sabor de las comidas vallunas y hasta el tufo de la chicha punateña, haciendo que veamos cuadro a cuadro en nuestras mentes correr toda una película porque este libro es eso; un guión, muchos guiones cinematográficos apasionantes, como las seriales de antes, esas que algunos de nosotros veíamos los sábados en el cine, capítulos de acción y suspenso, donde nuestro Humprey Bogart en éste libro, es el gordo Blanco.
Aquí, como en todo lo que se ha venido a llamar género negro, el tipo de la película es el detective. El género negro es una forma de realismo crítico que se basa en un cuento detectivesco.
Sus historias conllevan un sabor amargo y las relaciones entre los personajes están siempre mediatizadas por el interés de poseer dinero o una parcela de poder; las otras personas no son más que un medio para lograrlo y la mentira es el pan de cada día: allí todo es falso.  La intriga y el suspens funcionan como una máquina que apunta a crearle dificultades al lector que ansiosamente devorará el libro, así como las salteñas que el protagonista hace desaparecer de sus dedos gordos como por arte de magia digestiva.
Otro ingrediente en los relatos, es el escenario. Los escenarios. El de nuestras calles ocultas, de las celdas comunes tan malolientes como las mismas oficinas policiales. Los clubes de golf, las casas acomodadas, su miserable cuarto de conventillo, los mercados sucios del sur, las calles perfumadas de las avenidas de la ciudad. Olemos la pestilencia de las celdas, el sudor de nuestro protagonista cuyos axiomas nos trasladan permanentemente a un camarín de futbol en el segundo tiempo. El perfume de bellas mujeres y la fragancia de los “paraísos”, centinelas de las calles que nos dan la sombra nuestra de cada día. Saboreamos diversidad de comidas y bebidas, tocamos pieles de mujeres ejecutivas o cholas tramposas, infieles y escurridizas. Es decir, los cinco sentidos, en cada una de sus páginas.
Finalmente quiero subrayar que este volumen no es solo tres en uno, sino que su producción también es tres en uno, el autor, el editor y Eldy Margarita, quien es autora de la tapa del libro y propietaria de los sentimientos de mi querido Gonzalo. La serie completa que lanza hoy El Grupo Editorial La Hoguera, en esta Décima primera Feria Internacional del Libro, es un aporte muy sustancioso para las letras bolivianas, especialmente en este género negro o género duro que apasiona leer y obviamente impulsa a comprar.
Conocerlo y disfrutarlo es …“elemental, mi querido Watson”.
 
E-mail Imprimir PDF
Relatos que fluyen
Cuando Jorge Arturo me pidió que comente Relatos Fluidos el día de su presentación, supe que tenía que comenzar contando que un año atrás (o tal vez más), él me narraba a viva voz estas historias que le estorbaban el consciente y que se avasallaban por salir de entre sus dedos y cobrar vida en una página en blanco. Yo me limitaba a escuchar con atención, mientras sabía con certeza que desde ya, eran dos cosas las que me impresionaban: la fuerza de las historias y la emoción de su autor al exteriorizarlas.  Para el oficio de escritor, o tal vez el de cualquier expresión artística, es imprescindible la relación pasional entre el sujeto y el objeto de su creación. Cuando Jorge Arturo me contaba sus Relatos y cómo estos iban naciendo en su cabeza, ya estaba apasionado de ellos y el resultado evidente de este enamoramiento, es el contagio, por ende, yo también me enamoré.
Luego, el tiempo que sabe pasar con sabiduría puso en mis manos el resultado final de Relatos Fluidos. Leí encantada, mezclando recuerdos con letras, dándome cuenta de la infinidad de posibilidades que ofrece la literatura y enamorándome de nuevo de cada historia y de sus personajes.
El título calza a cabalidad con la índole de la propuesta. No solo fluyen líquidos de toda clase entre las páginas de este libro, sino que fluyen armónicamente las palabras, los personajes, sus acciones y hasta los puntos finales.
Por otro lado, el lenguaje que utiliza Jorge Arturo no es pretensioso, ni es altanero, es más bien fidedigno, leal y compañero, es la clase de lenguaje que hace que el lector desmitifique el tabú del escritor como “Dios” y por supuesto disminuye las distancias, logrando incluso, que el receptor se ponga en el lugar de los variopintos protagonistas de los cuentos.
Así, de repente, un hombre que ansía con todas las fuerzas de su cuerpo que le caigan las gotas de la menstruación, llega a merecerse y con toda la lógica del mundo que se refieran a él como “ella”. Luego, una dulce, pero decidida muchacha deja en suspenso al lector cuando al final del cuento no se sabe si ella tiene intenciones de enamorar a su tatuador, o simplemente a decirle su nombre, ambas opciones dejan la puerta abierta para otro relato. Un asaltador violado mientras asalta, un candidato político que muere de sobredosis, un buen hombre, culto, inteligente y condenado por un crimen que sí cometió. De esa clase son los seres humanos que la cabeza de Jorge Arturo ha creado.
Asco, pena, rabia, son sentimientos que afloran en la medida en que se van pasando las páginas de Relatos Fluidos. Suspiros, estremecimientos corporales y risas, a veces discretas y otras estrafalarias, son las reacciones físicas que despiertan las palabras de Jorge Arturo. Y, ¿cuál es objetivo de la literatura si no el de suscitar emociones?
Así pues los invito a fluir por las páginas de este libro, el lugar donde  la literatura cruceña cumple su objetivo.
¡Felicidades a Jorge Arturo y a La Hoguera, por darle vida a estas palabras!
Paola Senseve
 
E-mail Imprimir PDF
PRESENTACIÓN DE URGENTE COMO TU BOCA
DE EUGENIO VERDE-RAMO OLMOS
Quiero comenzar la presentación de este nuevo poemario citando al poeta mexicano Octavio Paz (que algo sabía de estas cosas), cuando decía que: “La poesía tiene mil caras… y a la vez, ninguna”.
Y esto es totalmente cierto porque Ella, la poesía, se nos presenta de muchas maneras. Algunas veces lo hace bajo el ropaje de la solemnidad, con un rostro adusto y Serio, diríase que ha estado preocupada por quién sabe qué terribles cosas.
Pero en otras, la poesía es una adolescente traviesa, capaz de despeinarte el jopo a vos (o incluso hasta a mí), jalarte la oreja, levantarle la falda a las mujeres en plena plaza, o ser como un niño impúdico que acaba de descubrir que tiene “pilín” y va y se lo muestra orgulloso a todos. En especial a la tía beata y al pastor de la iglesia evangélica de enfrente.
En lo personal yo busco y prefiero a este segundo tipo de poesía: la traviesa, la irresponsable, la jodona, la buscapleitos, la que se entiende.
Y bueno, ese tipo de travesuras es lo que nos presenta, una y otra vez, la poesía de nuestro buen amigo Eugenio Verde-Ramo Olmos, “Gringo”, poeta e ingeniero, “el más susceptible de la calle Ingavi”.
OJO: FRAGMENTOS ELEGIDOS. BOCAS.
(Pág. 10)
El asunto de tu boca es largo y tendido porque permite tu alimento, tu permanencia en el tiempo, la respiración boca a boca, el salvoconducto, el entretenimiento, la saliva, el beso que extralimita espacios y materializa los deseos, el éxtasis de mirarte, la alegría de escucharte.
(Pág. 33)
De tu boca salió fuego y saliva, salió espuma con bichos, salieron disparates.
Tu boca es sucia, sabe a barro, huele a muerto, huele a pucho. Es un anzuelo, es un arma, es un grito.
Tu boca de cocodrilo, de resorte, tu bocanada incolora de nada, de mala.
De tu boca espero cualquier cosa.
Uno de los rasgos más notables de la propuesta literaria de Gringo, es decir, de su manera personal de atravesar ese feroz y entrañable territorio que solemos llamar poesía, es su incorporación abrupta e inesperada de la cotidianeidad, por ejemplo: “Con tu boca me hiciste el amor en parado”, “Si hasta el lunes no me besás, te hago meter presa”, “Tu boca es chocolate que se derrite y tapa orificios… tu boca es internet full banda ancha”. “Tu boca masca chicle, chupa pastilla” y, finalmente: “Tu boca de chola”.
Otro rasgo es el voseo, rasgo nada desdeñable por cierto, puesto que si así hablamos (vos, tenés, querés, buscás, hacés, sentís, amás, morís, etc.), ¿por qué no íbamos a escribir así?  Así el lector se encuentra leyendo del modo en el que habla, sin poses, sin artilugios, sin fingimientos. Quien se acerca a los libros de Eugenio, lee como se habla en la calle, en el patio, en la cama.
Un tercer rasgo es el notable agotamiento de todas las posibilidades expresivas de un objeto específico: antes fueron las manos, después los ojos y ahora, la boca, ese túnel, puente, puerto, puerta, compuerta, espacio, orificio, desembocadura, horno, aventura, instrumento, batalla, destino, en fin, ¡cuántas maneras de decir boca!
Yo, en lo personal, después de leer este poemario (que hoy La Hoguera y el autor ponen a nuestro alcance), no he podido volver a ver una boca de la misma manera, Gringo nos ha regalado un modo inusual, novedoso, bellaco y disfrutable de aproximarnos a los labios que nos dicen, nos besan, nos lamen, nos elevan al cielo y, claro, son los mismos labios que nos detienen, nos insultan, nos gritan, nos aprisionan… nos mandan a la mierda y en chinelas.
Gringo querido, te felicito por esta voz tan tuya, tan personal y tan necesaria de celebrar a esta entrañable travesura que llamamos poesía.
Muchas gracias.
Oscar Gutiérrez
 
Página 4 de 7

Novedades

3D tapa CACHIVACHI Y SUS AMIGOS web

 
Cachivachi y sus amigos
Bs 60
 
3D EL SECRETO PAIS DE LAS AGUASchica
 
El secreto país de las aguas
Bs 50
 

 
3D EL FUEGO ETERNOweb 2016
 
El fuego eterno
Bs 100
 

3D DOÑA PIEDADES web 2016

 
Doña Piedades
Bs 70
 

Contactenos!





RSS Syndicator

Noticias
You are here: