Imprimir

jaimeescalanteHomenaje al maestro Jaime Escalante
Abril - 2010
“EL DÍA QUE ALGUIEN ABANDONA LA ESCUELA SE ESTÁ CONDENANDO A UN FUTURO DE POBREZA”
Prof. Jaime Escalante



“EL DÍA QUE ALGUIEN ABANDONA LA ESCUELA SE ESTÁ CONDENANDO A UN FUTURO DE POBREZA”
Prof. Jaime Escalante
Adiós, buscaré tu huella adiós
y adentro de mí cantaré, cantaré al recordar
que tu lucha no morirá jamás.

Hoy te queremos cantar, nadie te puede olvidar
Vos estás vivo en todos, todos, como un sol.

Adiós
(debimos luchar)
Buscaré tu huella, adiós

Con fragmentos de “Hoy te queremos cantar” de G. Morello, C. Mellino y J. Barrueco rock latinoamericano en tiempos de dictadura militar argentina de 1966 al 73, rendimos tributo al destacado maestro de Matemáticas Jaime Escalante (31-12-1930 / 30-03-2010)

Este educador que durante 14 años enseñó en Bolivia y en 1964 emigró a los Estados Unidos, donde tuvo que volver a estudiar para continuar enseñando desde 1976 en una escuela secundaria marginal en Los Ángeles California.

Con su particular método allá por 1982 preparó a 18 estudiantes de la escuela Garfield, los que aprobaron el examen de cálculo de AP, habiendo sido anulados por el Servicio de Comprobación Educativa, la mayoría de los alumnos se volvió a presentar a rendir exámenes y también los aprobó, esto dio paso al filme cinematográfico “Con ganas de triunfar” un tributo al profundo y positivo impacto que un buen maestro puede hacer en un joven.
Para 1991 el número de estudiantes de Garfield subió a 570.

Escalante maestro de “ineducables” ayudó a los estudiantes latinos y negros a vencer desigualdades y con su conocida frese “la determinación + la disciplina + el trabajo duro = el camino al éxito”, Quimo apodado así por sus alumnos en alusión a un personaje de la serie “llanero solitario” por su actitud profética en tierra ajena, alcanzo el reconocimiento y la gloria, tanto así que en 1993 fue honrado por la Unión Astronómica Internacional al bautizar con su nombre el Asteroide 5095.

Hay maestros que se esfuerzan, investigan, se dedican, que viven este apostolado intensamente, pero o deben irse para triunfar o morir para recién ser reconocidos.
Que este ejemplo de maestro sea una luz en la difícil labor educativa.

Carlos A. Azurduy F.


La Paz, 1 de abril 2010.